↳ Foto: Cristián Garcia Laborde.

A sus 81 años Lee Scratch Perry se presentó en Montevideo con los argentinos Nairobi como backing band y fue una noche elevada. Acá va algo como una crónica

 TEXTO → FERMÍN SOLANA → @ferminsd

AUSPICIA → PEAK

Nuestro propósito inicial era hacer una entrevista a Ivi, alma máter de Nairobi, previa a su toque de la noche del viernes en Plaza Mateo respaldando al pontífice del dub jamaiquino, Lee Scratch Perry. Le mandamos unas preguntas por teléfono, para que responda con audios (el mismo Ivi), pero lo agarramos en plena mini gira y las contestaciones se vieron postergadas por razones obvias. Hubo que meter presión…Guacho no te olvides…

“Dale, estoy viendo si la puedo hacer ahora, voy a subir un toque a su habitación…” 

No entendimos a la habitación de quien. Su siguiente audio fue esto:

 

 

Ivi estaba entrevistando a Lee Scratch Perry.

¿Cómo descubriste el dub? Ese momento de luz…
Yo escucho a una docena de santos que me cantan a coro. Los escucho todo el tiempo, pero nunca los veo. Yo vivo el dub como una revolución cultural. En un principio estaba haciendo solo música reggae, pero se puso tan popular que lo escuchaba demasiado. Así fue que decidí que en lugar de eso íbamos a hacer dub. Fue así que se creó el dub, mutando los sonidos y leyendo mucho comic, mucho Superman, Batman, por eso creo que esto es acerca del bien por encima del mal.

¿Sentís que el dub representa tu filosofía de vida?
El dub es una creación, como hacer un bebé.

¿Quién es tu actor favorito?
Me gusta James Bond, y actor Clint Eastwood, me gustan mucho los westerns. Eso de los cowboys atrás de alguien que se busca. Esa búsqueda de la justicia. Van atrás de los malos y no me gusta asociarme con gente mala. A mí me gusta el bien y creo que si hacés el bien éste te sigue toda la vida. Creo que si hacés el bien te vas a ver bien toda tu vida.

 

(Tras superar la primera emoción de sentir la voz de semejante leyenda en mi whatsapp y enseguida darme cuenta que lo que decía era prácticamente indescifrable, entendí lo que había pasado. Evidentemente el músico y productor argentino había malinterpretado la consigna de la entrevista, creyendo que pretendíamos que él nos hiciera de nexo con el prócer de Jamaica. Después de un corte abrupto en esta llegó su reflexión).   

“Fermín, ahora te contesto mis preguntas, porque pensé que eran a Lee boludo…”

 

↳ Foto: Cristián Garcia Laborde.

 

Estas fueron, finalmente, las respuestas del responsable del perilleo en Nairobi: 

 ¿Cómo descubriste el dub? Ese momento de luz…
Los primeros encuentros con el dub fueron de la mano de la música experimental, la electrónica, los efectos, más desde la parte técnica que del género reggae en sí. Me empecé a dedicar a producir y después cuando empezamos a tocar dub la alegría de esta música me hizo abandonar los otros tipos de proyectos y dedicarme 100% al estudio de este género.

 

¿Sentís que el dub representa tu filosofía de vida?
Creo que es música enteramente espiritual, es una tradición que está ahí hace rato y tiene una conexión con la tierra y la naturaleza y además está basada en el reggae, que es música de protesta así que eso fue que nos acercó a todos nosotros que somos más del palo del punk a algo que nunca nos imaginamos que íbamos a hacer.

 

Imagino que compartir música y laburo con leyendas como Mad Professor o Lee Scratch Perry debe ser una demencia. ¿Qué cosas puntuales has aprendido de ellos?
Son dos personas muy diferentes. Tienen un encare distinto al género, Professor muy desde lo técnico, casi como un cirujano electrónico y Lee desde la invocación, lo espiritual puramente dicho. He aprendido de ambos, por un lado la técnica de estudio y la ética de trabajo y por el otro la invocación, la sanación, Lee no para de repetir que hace esto para hacer feliz a la gente, así que es un legado y un mensaje fuerte para nosotros también.

 

↳ Foto: Cristián Garcia Laborde.

 

¿Qué relación tienen con Montevideo?
Montevideo es una ciudad hermosa, siempre que venimos la verdad que es una fiesta lisérgica que nos deja una semana deshidratados y emocionados. Nos estamos preparando para esta noche poder devolver lo que nos han dado tantas bandas de Montevideo.

 

Venís de Estados Unidos, ¿a qué fuiste?
En Estados Unidos estuve trabajando con la banda Psychic Ills, estuvimos de gira por la costa oeste. También estuvimos grabando con ellos y con Lee Perry en un estudio de Nueva York, un temita que se viene ahora dentro de poco. Conociendo un poco el palo, viendo la movida y aprendiendo, que siempre se suma.

 

¿Cuál es tu refresco preferido?
La guaraná. Ahora estamos acá con Lee en Plaza Mateo, tomando mate, fumando marihuana, flasheando, vengan temprano…

 

↳ Foto: Cristián Garcia Laborde.

 

Hice caso a la sugerencia. Con los Nairobi mantenemos una amistad-cercanía que viene de años y nos ha visto compartir escenarios y festejos de los dos lados del Río de la Plata. Llegaron a quedarse en el piso del viejo apartamento Jaimeroosiano de mi hermano en el 2010, en pleno mundial –venida en que les tocó vivir ahí en Convención y Durazno la dura caída 0-4 con Alemania de la selección que dirigía Maradona. Y soportar los chistes de sus anfitriones uruguayos, semifinalistas.

19.45 hs tomé una cerveza en casa antes de salir, me calcé la gorra y caminé hasta Plaza Mateo gozando un nuevo aterrizaje de la atmósfera primaveral. Media hora más tarde tuve el inmenso honor de darle la mano a LSP en el backstage-al-aire-libre cuando éste hizo su arribo desde el hotel. Un hito en mi vida, teniendo en cuenta que vengo escuchando sus canciones hace mínimo 15 años, siempre con la sensación de qué representa lo más futurístico estilística y musicalmente hablando.

No entendiendo lo vanguardista como algo que necesariamente tiene que sonar excesivamente tecnológico, sino que en contraposición a ello puede fluir eternamente en un terreno atemporal, suerte de collage místico orgánico y analógico. Que hace pensar en otras épocas.   

El corresponsable de obras como → ESTA y luego esa relectura delirante del reggae llevado al plano abstracto, lisérgico y de trance, que es el → DUB.

Keith Richards lo definió como “el Salvador Dalí de la música”. Y su presencia no hace más que ratificarlo, la figura parece provenir de otro planeta, uno de superhéroes químicos fumetas, su propia dimensión astral. Se hace difícil emitir palabras, quedé observándolo, de pies a cabeza el capo de Jamaica 

Alguien convidó con una seca de hachís, la cual fue suficiente para pasar al sector del escenario, sentarme en el fondo sobre una barra que estaba fuera de funcionamiento y dedicarme a –estrictamente- gozar. Primero subió solo Nairobi, consistentes como nunca y entre la pulcritud del sonido, los bajos y el calor armaron el ambiente más que propicio para la aparición de LSP, que cohetes y copón de vodka en mano dedicó más de una hora y media al freestyling (toasting en términos dubísticos).

No hubo clásicos prácticamente, apenas recuerdo, por ejemplo, pasajes de Soul Fire, ya sobre el final. El resto fue dejarse llevar por las tonadas, la voz y presencia magnética, sus manifiestos religiosos, el trajinar sobre el escenario, las interacciones con los argentinos (que fueron un reloj) y vivían un claro éxtasis.

Cerca de dos horas de una brisa alegre procedente del Caribe. Tal cuelgue que casi ni me percaté que en determinado momento a la chica sentada al lado le bajo la presión por el faso y vomitó fuerte, salpicándome un poco las pantorrillas y dejándome el vaquero customizado a la Lee Perry con un falso “nevado ganja” que llegué a curtir en familia al día siguiente, en el cumpleaños 70 de mi tío.