chauchas-na-slahera
Ilustración: Chauchas. Sebastián Lahera.

5 opciones libres de carne que hay que probar en Montevideo.

 

Antes de empezar con esta gira vienen las aclaraciones. No son los únicos. No son de restaurantes especializados en comida vegetariana. Lo que sí se trata es de una serie de piques estudiados en el sentido de que han sido testeados por N.A. y que le pueden partir el paladar (bien) tanto a un vegetariano como a un carnívoro obcecado. Incluimos platos, aperitivos, tapas y hasta hamburguesas. Última aclaración, las opciones son en su mayoría ovolacto vegetarianas, no veganas (próximamente) por lo que hay una buena dosis de queso derretido y huevo en esta nota. Slurp.

 

 

candybar

Hamburguesa vegetariana → Candy Bar

Hecha de una mezcla de remolachas, lentejas y hongos shiitake que logra una textura ideal y sale con queso provolone, cebolla a la plancha, tomate, lechuga y pepino curado en vinagre (casero) + mostaza “de la de antes, en bolitas”. El pan es brioche. Y la mezcla de sabores y texturas lo logra con creces.

— Precio: $300
— Dirección: Durazno 1402

 

 

wasabi

Panko vegetariano → Wasabi

Ciboulette, palta, queso, zanahoria y rúcula es lo que carga este perfecto roll frito del reducto de los skaters/sushimen. Cremoso a full adentro y afuera el panko provee todo el crocante. Apenas un poco de salsa de soja y wasabi y ya está, pero también puede ir bien con una salsa agridulce de ají.

— Precio: $250
— Dirección: Libertad 2535

 

 

buena-costumbre

Ñoquis de ricotta y rúcula → Buena Costumbre

Hay dos atributos fundamentales en estos ñoquis que los distingue del resto. Que no sean de papa y harina es clave, ya que los dota de esa consistencia soufflé en vez de las típicas balitas de goma tan vistas por ahí. El otro hit es el gra ti na do. Truco: solo los preparan los días 29.

Extra pick de la casa: Papas rellenas con espinaca gratinada y huevo poché

— Precio: $200
— Dirección: Yaro 1030

 

 

estrecho

Queso camembert sellado al sartén con salsa sweet chilli → Estrecho

El primer efecto es el provocado por el fuego que lo deja al queso francés totalmente crocante por fuera. Lo que sigue es al momento de cortarlo, cuando se derrite frente a tus ojos. Eso y la salsa agridulce hacen toda la magia. Atención: Es una entrada.

— Precio: $170
— Dirección: Sarandí 460

 

 

pacharan

Bastones de Muzzarella → Pacharán

Un gran fetiche el del queso encroquetado. En este caso de la taberna vasca Pacharán el queso se afloja lo justo en un ajustado rebozado crocante de maíz, sésamo y pan rallado. Vienen cuatro unidades generosas y los acompaña una salsa roja que pica un poco.

— Precio: $280
— Dirección: San José 1168