gran-ole-opry

Cinco días hasta desmayarse en la meca del country y el rock por Joaquín Otero, editor responsable de Ediciones B. Primera parte de una saga en peregrinación a los dominios de Elvis y Johnny Cash

 

Fotos de Virginia da Costa

 

Día #1: vuelo de NYC a Nashville. Cerveza, tacos, hospedaje Airbnb en East Nashville, reconocimiento del terreno, más cerveza y recorrida por el barrio (típico barrio donde se podría desarrollar una película sobre la clase media y los hipsters sureños; casas que parecen de cartón con porches con hamacas y banderas americanas flameando), cena de hamburguesas gourmet; simulamos que estábamos de luna de miel y el restaurant nos regaló champagne. Dormir.

 

el-barrio↳ El barrio: East Nashville

 

Día #2: leve resaca, desayuno, uber (el transporte público casi no existe) y primera recorrida por Broadway Street. Esta calle es donde se encuentra un bar tras otro y desde donde a partir de las 10 de la mañana bandas de rock y country tocan por la gorra dentro de los bares. Cerveza y banda en vivo. Preguntan qué tema queremos escuchar, le pido alguno de los Flying Burrito Brothers, no conocen, nos vamos. Visita al Johnny Cash Museum, emocionante, piel de gallina. Almuerzo. Museo del country rock. 4 horas, desbordante. Muestra sobre Sam Phillips (fundador de Sun Records). Miles de objetos; guiado por el audio tour. El traje de Gram Parsons, Elvis. Muestra especial sobre las grabaciones de Johnny Cash y Bob Dylan. No me quiero ir. Cerveza. Regreso a East Nashville. Cena y desmayo.

 

2016-05-05-12-21-01↳ Museo de Johnny Cash

 

country-museum-gram-pasrons↳ Museo del country rock: traje de Gram Parsons

 

Día #3: visita el RCA Studio B, ahí grababa Elvis, Roy Orbison, le dicen el estudio de los 1000 hits. Solo Elvis grabó más de 200 canciones ahí. El lugar está inmaculado, túnel del tiempo. Útero musical. Almuerzo. Taller de serigrafía en el Hatch Print Show, arte de afiches típico del lugar. Mucho calor, todos sudados, ropa quemada. Cervezas y panchos en la calle. No se puede perder tiempo. Tarde: Third Man Records (estudio, sala y tienda) de Jack White. Compra de algunos vinilos. A las 19 nos vamos al City Winery, sudados, de mochila a una sala bastante exclusiva donde Emmylou Harris tocaba a beneficio de un hogar de perros. Empezó con una canción que decía “a big black dog”, una canción bastante simplota. Enseguida temí por los no pocos dólares gastados, pero no pasó nada, ella no defraudó ni a Gram Parsons ni a Mark Knopfler ¿pensar que me iba defraudar a mí? imposible. Tremendo recital, acompañado por cervezas y unos tacos de pato. A la salida buscar wifi, para pedir un uber, nada fácil tarea. Regresó a East Nashville. Gracias por la ducha.

 

rcs-studio-el-spot-de-elvis↳ RCA Studio: el spot de Elvis

 

panchitos-a-la-carrera↳ Panchitos a la carrera

 

Día #4: tranqui, recorrer East Nashville. Acompañar a Vicky a Goodwill tienda de segunda o tercera mano a buscar ropa. Me compré unos zapatos italianos impecables por 8 dólares. Todavía no los usé. Almuerzo en Five Corners East Nashville, caminar. Vuelta a la base, hay que preparase, nos vamos al Grand Ole Opry. Es un teatro-programa de radio en vivo en donde pasan seis espectáculos de country, baile y música. Algo que nunca había visto en mi vida. La gente era el Nashville rural. ¡Ouuuuija! Regreso a Five Corners para festejar, encontré un lugar donde estaban tocando Rocksteady . Primer pelea del viaje. A dormir.

 

grand-ole-opry-2↳ Grand Ole Opry

 

2016-05-07-18-29-55↳ Zoom in al público

 

Día #5: recorrida por el Nashville histórico. Guerra civil, monumentos a soldados Confederados. Bicentennial Mall State Park. Mucho calor, jugar en la fuente con el agua, después poner a secar la ropa al sol al estilo vagabundo en plaza. A la vuelta casi nos metemos en un partido de baseball, había mucho sol. No aguantábamos. Vuelta a Broadway Street. Cerveza. Descanso en el rio Cumberland. Compra de souvenirs para amigos. Acme feeds and seeds, un viejo granero adaptado a boliche, estaba increíble. Cerveza y hacer tiempo para visitar Ryman Auditorium para ver a Lucinda Williams. El Ryman es la iglesia de la música en Nashville. Tremendo concierto de Lucinda Williams. No tocó “Overtime”. Última noche, último paseo por los boliches. Despedida.

 

parque-nashville↳ Bicentennial Mall State Park

 

Día #6: levantada. Valijas, nos vamos a Budget donde habíamos alquilado el auto para seguir viaje. Por U$S 100 dólares más nos ofrecieron cambiar el Ford básico que teníamos por un Mustang. ¿Cuándo más iba a tener la posibilidad de manejar un Mustang? “Ok, pasen por aquí…" nunca nos dijeron que el Mustang era naranja, el color más feo que uno se pueda imaginar, parece una pavada, pero en el momento casi nos morimos. No íbamos a pasar desapercibidos. Rumbo Memphis.

 

img-20160509-wa0029↳ Junto a Naranjito, el Mustang