Está hecha de plantas pero le gusta más a carnívoros que a veganos. Ya entró en el menú de restaurantes top y sus promotores sostienen que podría cambiar el mundo.

 

Salió en Estados Unidos, hace un par de semanas y tiene dando que hablar a los aficionados a la hamburguesa y la comida en general. The Impossible Burger, como se llama este proyecto de la firma Impossible foods simula una hamburguesa de carne al parecer en cada uno de los detalles: gusto, textura, olor, ruido sobre la plancha tssss tsssss, hasta jugosidad (o sea, se la puede cocinar al punto que se prefiera, como una hamburguesa común) y lo hace tan perfecto que dicen que puede llegar a ser más rica que una hamburguesa de vaca.

El aval gastronómico se lo dio uno de los gurús de la cocina moderna en Nueva York, Dave Chang, de la cadena Momofuku, al incluirlas en la carta de algunos de sus locales.

Entre los ingredientes: Aceite de coco (simula la grasa), proteína de papa, trigo.

MAGIA:
Se la da el hemo, el gran hallazgo, un componente de la hemoglobina que le da color y gusto umami a la sangre y carne, pero que también está en el reino vegetal, de donde proviene en esta hamburguesa.

ECO:
Este es el factor decisivo. Estiman que cada hamburguesa imposible se hace usando un 95% menos de tierra, 74% menos de agua y 87% menos de emisiones de gases de efecto invernadero que una hamburguesa de necar.

INVERSOR:
Bill Gates fue uno de los principales accionistas.