Un lunes en el teléfono de Gonzalo Zipitría, vocalista de Boomerang, como previa de su toque del próximo domingo en Montevideo Sound City

TEXTO → FERMÍN SOLANA
FOTOS y EPÍGRAFES → GONZALO ZIPITRÍA

Boomerang abrió para los Stones.

Si algún otro conjunto puede decir lo mismo, que levante la mano.

La banda de Gonzalo Zipitría está en la vuelta (término espantoso si los hay, “estar en la vuelta”, pero lo aplico igual) hace casi 15 años y su base viene del under, habiendo formado parte de grupos con nombres como La Triple Gota, andado en skate, sido vegetarianos y todo eso que varios hicimos a fines de los 90.

Después de eso la orientación de estilo de estos originales del Prado se volcó, desde que concibieron el grupo, a lo británico. Les pegó fuerte Manchester, el sonido arrogante, los cerquillos (son clientes de Peak), remeras con cuello. Música seductora, de noches largas en sofás de cuero y coqueteos peligrosos.
Desde esa plataforma inicial fueron sufriendo mutaciones, siempre dentro de una órbita bien popera que los tiene sonando en la radio y en permanente aumento del caudal publiqueril.

Para esta nota nos concentramos en el vocalista, un escorpiano neto que nos prestó por un rato su teléfono para retratar un típico lunes en su vida actual, e incluye bebé, mucho mate y el armado de su siguiente disco, que ya tiene este tema adelanto → ACÁ

 

↳ 1. Lo primero antes de ni siquiera poder lavarme la cara es alimentar a la fiera, si no la atendés de una se quema todo.

 

↳ 2. #desayunodecampeones. Después de esto el día te sonríe si o si. No se necesita más antes de encarar lo que sea.

 

 

↳ 3. Hace tiempo este es mi lugar, acá estoy solo conmigo. Grabo, laburo, leo, escribo, etc. Día y noche es el lugar de la casa en donde encuentro complicidad y simplicidad, donde aparece la magia…o no.

 

 

↳ 4. Estamos en el medio de un disco, trabajando en las canciones y todo lo que lo sobrevuela. Por eso nos juntamos diariamente en el cuarto de una casa antigua que alquilamos en el centro, donde le damos forma a todo lo que tenemos en la cabeza. Cuando entro por la puerta y levanto la cabeza veo esto.

 

 

↳ 5. Acá se cocinan la mayor parte de las ideas de Boomerang y es donde transcurren nuestras mañanas. Un cuarto + instrumentos + mate + palo santo.

 

 

↳ 6. Alguno de los mensajes que guardan las paredes del lugar -y que dicen mucho.

 

 

↳ 7. Al volver a casa pasado el mediodía fundamental picar algo, con tanto mate y mañanero el almuerzo es un oasis en el desierto.

 

 

↳ 8. Con la panza llena y unos 15’, 20’ de sofá y TyC Sports se sube nuevamente al cuarto donde pasa todo. Si no hay trámites o reuniones vuelvo a tratar de terminar lo que tenga. Canciones, algún trabajo, lo que venga, las tardes ahí arriba son increíbles.

 

 

↳ 9. Cae el sol y así se ve el barrio desde donde estoy. Esta es mi vista desde la terraza.

 

 

↳ 10 y la foto que abre la nota. De noche nos juntamos en Sala Rivadavia, que hace casi un año viene siendo nuestra sala de ensayo, grabación, etc. Anclada en La Comercial, es un lugar con una vibra increíble y en donde nos juntamos a preparar los shows, ensayar, etc. Atendida por sus propios dueños, ahí ha pasado de todo.

 

Toda la información de Montevideo Sound City → ACÁ